Arranz-Bravo (retrato).jpeg

Arranz Bravo

Eduard Arranz-Bravo nace en Barcelona en 1941. En 1959 cursa estudios en la Escuela Superior de Bellas Artes de Barcelona donde entabla amistad con Bartolozzi, artista con el que, posteriormente , mantendrá una intensa actividad creativa. Éste influirá de manera muy importante en su obra, inicialmente abstracta, y con él realizará una serie de intervenciones murales en espacios públicos de Barcelona.

 

En uno de sus viajes a París conoce al físico Miguel Masriera, quien presenta su exposición en el Ateneo Barcelonés, llamando la atención de la crítica por la fuerza de su obra inconformista y personal ya que, el trabajo de Arranz Bravo, nos invita a intuir su profundo interés por la cuestión humana. Figuras que se desdibujan y en las que intuimos miedos y luchas internas contra la represión. El cuerpo, en su sentido más pleno, evocando delirios y torsiones de unos personajes que nos hablan del misterio y de lo efímero.

 

En su extensa trayectoria el artista ha obtenido diversos galardones, como son: Premio de la II Bienal Internacional del Deporte; Premio de la figura de la Bienal Estrada Saladich y el Premio de dibujo Inglada-Guillot. Además, su obra se encuentra en numerosas instituciones como son el Museo de Arte Contemporáneo de Madrid, el Museo de Bellas Artes de Vitoria, el Museo de Sao Paulo, el Museo de Bellas Artes de Sevilla y el MOMA de Nueva York.